logotipofunda

LA FUNDACIÓN MYRNA MACK

ANTE LA ELECCION DE MAGISTRADOS A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA A LA OPINIÓN PÚBLICA

HACE SABER:

El proceso que culminó con la elección a Magistrados para integrar la Corte Suprema de Justicia, así como de los magistrados para integrar las Salas de la Corte de Apelaciones y otros tribunales de igual categoría estuvo, desde su inicio, plagado de anomalías.

La valiente actitud de la magistrada vocal I de la Sala Quinta de Apelaciones del Ramo Civil, Claudia Lissette Escobar Mejía, reelecta el pasado 30 de septiembre por el Congreso de la República para continuar en el cargo, quien denunció lo ilegal del proceso de postulación recientemente finalizado, constituye un ejemplo a seguir.

El trabajo de las comisiones de postulación se vio directamente afectado por una inadecuada calificación de los postulantes, además de no haber respetado el sistema de carrera regulado en la Ley de la Carrera Judicial.

La ponderación que se hizo sobre la honorabilidad de los postulantes, requisito ético esencial exigido por los artículos 113 y 207 de la Constitución Política de la República, resultó, en el mejor de los casos, exigua.

Asimismo todo el proceso estuvo cooptado por grupos interesados, gobierno de turno, partidos políticos, sector económico y los denominados "operadores políticos", quienes se dieron a la tarea de cabildear e incidir en la voluntad de los integrantes de las comisiones de postulación para lograr que se incluyeran en la nómina de postulantes a aquellas personas que mejor podrían responder a sus respectivos intereses.

El corolario espurio de este proceso lo constituyó que antes de la elección que se realizó el 25 de septiembre, debía agotarse el procedimiento establecido en la Ley de Comisiones de Postulación para dilucidar lo relativo a las impugnaciones que se presentaron.

Por lo manifestado, la actitud asumida durante todo el proceso de postulación y posterior elección, está en completa confrontación a los principios constitucionales del debido proceso y de independencia de poderes, reconocidos en la Constitución Política de la República de Guatemala, lo cual deriva en una afrenta a las bases que sustentan la República.

La Fundación Myrna Mack hace un llamado a todos los guatemaltecos y guatemaltecas, en particular a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad, a efecto de que no permitan que el sistema de justicia nacional caiga en la debacle y solamente generare las condiciones necesarias para el imperio de la impunidad.

Guatemala, 7 de octubre de 2014