logotipofunda

LA FUNDACIÓN MYRNA MACK ANTE LO MANIFESTADO POR LA MAGISTRADA DE LA CORTE DE APELACIONES DEL RAMO CIVIL, CLAUDIA LISSETTE ESCOBAR MEJÍA Y OTROS JUECES Y MAGISTRADOS DEL ORGANISMO JUDICIAL A LA OPINIÓN PÚBLICA HACE SABER:

 

El gallardo ejemplo de la magistrada vocal I de la Corte de Apelaciones del Ramo Civil,Claudia Lissette Escobar Mejía, quien denunció lo ilegal del proceso de postulación recientemente finalizado, ha buscado por encima de cualquier otra consideración exaltar la independencia judicial, condición esencial en el ejercicio de la judicatura, reconocido en la Constitución Política de la República de Guatemala y en los tratados y  convenios internacionales en materia de derechos humanos, aceptados y ratificados por Guatemala.

Un grupo de otros juzgadores y juzgadoras comprendiendo a cabalidad la importancia de que se respete el principio constitucional referido  anteriormente, de forma espontánea decidieron apoyar las legítimas argumentaciones expuestas por la magistrada Escobar Mejía. El relacionado grupo de jueces está plenamente consciente de la necesidad que su independencia no sea objeto de menoscabo por un proceso ilegítimo e irrespetuoso de la legalidad, como lo fue el recientemente concluido proceso de las Comisiones de Postulación para integrar la Corte Suprema de Justicia y las Salas de las Cortes de Apelaciones.

Es más la carrera judicial misma se ha visto comprometida y esta comprensión se ha hecho manifiesta por tan honorable grupo de juristas,  quienes, a través de sus planteamientos, dejan en claro que no es posible que, de avalarse el proceso espurio ya señalado, existan las  condiciones para el ejercicio pleno e independiente de la función jurisdiccional.

Ahora bien la respuesta no se ha dejado esperar y mediante memorándum de fecha 8 de octubre de 2014, remitido por la Supervisora General de Tribunales, por instrucciones dadas por el magistrado Héctor Manfredo Maldonado Méndez, Presidente de la Cámara Penal, se exige de la supervisión de tribunales que se lleve a cabo un proceso de "monitoreo de presencia", el cual, dada la actual coyuntura, lanza un nefasto mensaje a la totalidad de jueces y magistrados, a efecto de que los mismos no se sumen a los legítimos reclamos expuestos por un considerable número de sus compañeros jueces y juezas.

El monitoreo de presencia es percibido como un mecanismo que puede coartar la participación de jueces y magistrados en un reclamo a todas  luces imprescindible para restituir la auténtica independencia judicial.

Por lo expuesto la Fundación Myrna Mack exhorta a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia a que reflexionen y antepongan la necesidad de que se alcance la efectiva y eficaz independencia para el ejercicio de la labor de jueces y magistrados, por lo que deben dejar de adoptar  medidas como la denunciada que en poco contribuyen a la consolidación del Estado Constitucional de Derecho.

Guatemala 8 de octubre de 2014