Nació el 19 de enero de 1952 en Retalhuleu, población localizada en el suroccidente de Guatemala. Labora en el campo de la administración de empresas y es presidenta de la Fundación Myrna Mack, entidad creada en 1993 por ella y un grupo de guatemaltecos comprometidos con el objetivo de luchar contra la impunidad y contribuir a la modernización y democratización de la administración de justicia en Guatemala.

Helen Mack estaba dedicada al mundo empresarial cuando, el 11 de septiembre de 1,990, un comando del Estado Mayor Presidencial asesinó a su hermana Myrna Elizabeth Mack Chang, una antropóloga social que realizaba investigaciones de campo sobre las poblaciones desarraigadas a causa del conflicto armado interno.

A partir de entonces, Helen Mack inició una larga batalla contra de la impunidad y la denegación de justicia, y contra las estructuras estatales que encubren las violaciones de derechos humanos y protegen a los responsables, particularmente a quienes pertenecen a las fuerzas civiles y militares. La gestión por la justicia iniciada por Helen promovió también estudios que han puesto al descubierto la existencia del poder oculto y de estructuras clandestinas que fomentan la violencia política, mismas que tienen conexiones con el inframundo del crimen organizado, la narcoactividad, la corrupción y otros delitos de alto impacto en la sociedad guatemalteca, en especial porque debilitan y penetran la institucionalidad democrática del país, impiden la vigencia del Estado de Derecho y obstruyen la consolidación de la paz y de la democracia.

La lucha de Helen Mack ha rendido frutos de gran valía. Los diversos juicios entablados por el asesinato de Myrna Mack establecieron judicialmente que ella fue víctima de una operación ilegal de inteligencia que llevó a cabo una estructura del Estado Mayor Presidencial (EMP), un órgano militar que hasta el año 2003 funcionó como el ente encargado de la seguridad y la logística para el Presidente y el Vicepresidente de la República.

Por un lado, Helen logró construir un primer proceso judicial que culminó en febrero de 1993 con la sentencia a 25 años de prisión dictada contra el ex sargento especialista Noel de Jesús Beteta Álvarez, de alta en el EMP, a quien se le condenó como autor material del asesinato de Myrna Mack.

Por otro lado, de 1994 a 2004 llevó a cabo un proceso judicial contra los autores intelectuales del crimen de su hermana: el general Edgar Augusto Godoy Gaitán, ex jefe del EMP; el coronel Juan Valencia Osorio, ex jefe del Departamento de Seguridad del EMP; y el coronel Juan Guillermo Oliva Carrera, ex subjefe del Departamento de Seguridad del EMP. Valencia Osorio fue condenado a 30 años de prisión, pero logró huir de la custodia policial y ahora se encuentra prófugo de la justicia. Godoy y Oliva fueron absueltos.

El caso Myrna Mack es emblemático en la lucha contra la impunidad en este país, por cuanto fue la primera vez en la historia de Guatemala que se abrió un proceso judicial por un crimen político que incluía no sólo una violación de derechos humanos sino también la participación activa de agentes del Estado en la ejecución del mismo. Fue la primera vez que hubo un proceso judicial por autoría intelectual y  también la primera ocasión en que oficiales superiores del Ejército enfrentaron una acusación formal ante los tribunales.

En noviembre del año 2003, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado de Guatemala por la ejecución extrajudicial de Myrna Mack, en el marco de una sentencia que ordenó el cumplimiento de varias medidas de reparación material e inmaterial. Resalta el hecho de que la Corte Interamericana estableció en su sentencia qué estructuras del Estado participaron en la ejecución extrajudicial de Myrna Mack y qué órganos de la administración de justicia incurrieron en retardo malicioso y denegación de justicia. En cumplimiento de una de las medidas de reparación, el Estado de Guatemala celebró en abril del 2004 una ceremonia en la que admitió su responsabilidad institucional en el asesinato de Myrna y pidió perdón a su hija, familiares, amigos y al pueblo de Guatemala en general.

Las gestiones de Helen Mack no se han reducido al esclarecimiento del asesinato de Myrna. Como se apuntó al principio, en 1993 creó junto a otros guatemaltecos la Fundación que lleva el nombre de su hermana.  En su origen, esta institución fue financiada con los fondos provenientes del Right Livelihood  Award (Premio Nóbel Alternativo de la Paz), que le fuera otorgado a Helen en diciembre de 1992.

La Fundación Myrna Mack cuenta con un apreciable reconocimiento nacional e internacional y desde sus diferentes áreas de trabajo han planteado también muchas batallas contra la impunidad y ha realizado jornadas a favor de la justicia, la participación ciudadana, la consolidación de la democracia y la paz, el fortalecimiento del Estado de Derecho y la transformación de los aparatos de seguridad y los órganos de inteligencia.

Desde la Fundación Myrna Mack y en su calidad de presidenta de ésta, Helen Mack ha fomentado propuestas técnicas y estrategias políticas para mejorar la administración de justicia y democratizarla, entre las que se cuentan la Ley de Carrera Judicial, las reformas para reducir el ámbito de aplicación del fuero militar y la creación del Sistema Nacional de Inteligencia; estudios sobre el poder oculto, las estructuras clandestinas y la violencia política, particularmente la que afecta a los operadores de justicia y personas vinculadas a procesos penales; estudios sobre los mecanismos de la impunidad y cómo desmontarlos paulatinamente; y la sistematización del caso Myrna Mack para extraer aprendizajes y tratar de aplicarlos a casos similares.

Además, Helen Mack ha encabezado, al lado de representantes de otras organizaciones sociales y populares, otros compromisos para con la democracia, la paz y la plena vigencia de los derechos humanos. Por ejemplo, en 1996 participó en el grupo fundador del movimiento Alianza contra la Impunidad junto a monseñor Juan Gerardi, la Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú, y otros dirigentes de organizaciones sociales; y en 1999 impulsó la creación del Movimiento Pro Justicia, el cual está integrado por las organizaciones: Fundación Myrna Mack, Madres Angustiadas, la asociación Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro y el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala.

Desde el Movimiento Pro Justicia se han celebrado campañas de participación ciudadana alrededor de la elección de Fiscal General de la República y de Magistrados a las cortes Suprema de Justicia, de Apelaciones y de Constitucionalidad, con el fin de que las autoridades del sistema de justicia sean designadas en el marco de procesos transparentes y democráticos que busquen con énfasis la excelencia profesional, la ética y el compromiso de los candidatos.

Helen Mack se ha convertido en referente nacional e internacional para el tratamiento de temas relacionados con la impunidad, la justicia, los derechos humanos y la seguridad, debido a los aportes que ha hecho al debate de estos puntos centrales de la dinámica nacional.

Su credibilidad motivó que en 1997 fuese nombrada por Acuerdo Gubernativo para integrar la Comisión para el Fortalecimiento de la Justicia, una instancia multisectorial con cuya creación se cumplió uno de los compromisos contenidos en el Acuerdo de Fortalecimiento del Poder Civil y Función del Ejército en una Sociedad Democrática. Helen representa en esa comisión a los usuarios del sistema.

Helen es miembro de las juntas directivas del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), de la Fundación Soros-Guatemala y de la Fundación para el debido proceso legal; y es integrante de la Asamblea de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES). También participa en diversas instancias de análisis y búsqueda de consenso alrededor de temas vinculados a la seguridad, la justicia y los derechos humanos. En el año 2000 se sumó al grupo de personas que fundó el Grupo Barómetro y en agosto del 2001 participó como fundadora del Foro Guatemala, instancia que agrupa a 19 organizaciones de diversos sectores nacionales.

Premios y reconocimientos:

  • Right Livelihood Award, Premio Nobel Alternativo de la Paz. Suecia, 1992.
  • “Tribute to Helen Mack”. Reconocimiento otorgado por el Senado de los Estados Unidos de América.
  • “Orden ad meritum”, otorgado por CIEPRODH, 1992.
  • Premio de la Paz, otorgado por Kerk en Leven, Bélgica, 1993.
  • Hija Predilecta de Retalhuleu. 1993.
  • Reconocimiento de la Asociación de Estudiantes “El derecho”. Facultad de Ciencias Jurídicas de la USAC, 1993.
  • Reconocimiento de la Asociación de Estudiantes de Trabajo Social de la URL (sede Jutiapa), 1993.
  • Reconocimiento de la University of California at Berkeley, 1993.
  • Premio de la Vera Paz, otorgado por el Instituto de Cultura Hispánica, Guatemala, 1994.
  • Reconocimiento otorgado por The National Academy of Science, 1996.
  • Medalla Oficina Nacional de la Mujer. Guatemala, 1999.
  • Premio León Felipe 1999 por la Concordia. Madrid, España, 1999.
  • Reconocimiento de la Asociación de Abogados de Quetzaltenango, 1999.
  • Reconocimiento de liderazgo cívico de la Vesper Society, 1999.
  • Líder de los 90, otorgado por el Consejo Empresarial de Guatemala. Guatemala, 2000.
  • Reconocimiento de la Comisión de la Mujer, el Menor y la Familia del Congreso de la República. Guatemala, 2000.
  • Mujer Ejemplar 2001, otorgado por FUNDAMUJER. Guatemala, 2001.
  • Reconocimiento de University of San Francisco, noviembre de 2002.
  • Reconocimiento del Latino Cultural Center “Rafael Cintrón Ortiz” de la University of Illinois, Chicago, 2002.
  • Reconocimiento “Celebrating Women in Human Rights”, otorgado por la organización Human Rights First, 2004.
  • Premio Notre Dame 2005 por servicio público destacado en América Latina, otorgado por la Universidad de Notre Dame, el Instituto Kellogg y la Fundación Coca Cola. 2005.
  • Reconocimiento otorgado por Herent (Bélgica)
  • En nombre de la Fundación Myrna Mack recibió el premio Rey de España en Derechos Humanos 2006. Madrid, España, abril de 2007.
  • Reconocimiento como “Guatemalteca Ilustre”. Seguros Universales. Guatemala, septiembre de 2008.
  • Nombrada Heroína en la Celebración del 50 Aniversario de Pan Para el Mundo. Alemania, noviembre de 2008.
  • En nombre de la Fundación Myrna Mack recibió el Premio en Derechos Humanos Judith Lee Stronach del Center for Justice and Accountability, en San Francisco California, en abril de 2010.
  • Recibe la Orden de la Legión de Honor en Grado de Caballero del Gobierno de Francia por su lucha en pro de los derechos humanos, febrero de 2011.
  • Orden Presidencial por su participación como ciudadana notable en la Comisión de Reforma Policial y por su contribución al engrandecimiento de la institución policial. Guatemala 8 de marzo de 2012.
  • Reconocimiento de la Hemeroteca Nacional “Clemente Marroquín Rojas” por su trabajo en pro de los Derechos Humanos. Guatemala, 28 de marzo de 2012.
  • Premio de Derechos Humanos de Washington Office on Latin America (WOLA), 19 de septiembre 2012.

Numerosos diplomas y plaquetas de reconocimiento entregadas por escuelas primarias, comunidades y organizaciones de diversas regiones del país, desde 1993 a la fecha.

X